ROV - DRONES SUBACUÁTICOS

Somos especialistas con una dilatada experiencia en operaciones con drones

Los ROV, acrónimo del inglés Remotely Operated Vehicle (en español, Vehículo Operado Remotamente) son vehículos que están controlados por un operador humano que no está físicamente dentro del vehículo. Pueden estar operados por señales de radio o mediante un cable o una línea que conecte el vehículo al lugar donde se encuentre el operador humano.
En Gibraldrone usamos ROVs complementados con sensores y brazos operativos que facilitan los trabajos a grandes profundidades.
Además van equipados con cámaras de alta resolución (4K) para obtener grabaciones que contemplen hasta el mínimo detalle.

  • Vigilar la contaminación química.
  • Inspeccionar, detectar y seguir manchas de contaminación marina.
  • Controlar vertidos de basura ilegales.
  • Supervisar la construcción de banquetas submarinas.
  • Generar mapas de los fondos marinos en alta resolución.
  • Facilitar la accesibilidad y la ejecución de las operaciones marítimas, y aumenten la seguridad en las tareas del personal que debe realizarlas.
  • Revisión de tuberías de desechos o depuradoras, evitando así fugas indeseables.
  • Posibilidad de tomas de muestras, monitorización de salinidad y PH 
  • Monitorización del fondo marino, algas (por ej. posidonia), etc.
  • Monitorización de la temperatura del agua.
  • Equipos de 0 emisiones de CO2
  • Minimiza riesgos laborales de personal propio o de terceros, gracias a que evita total o parcialmente el empleo de submarinistas en tareas de inspección y mantenimiento.
  • Optimiza el tiempo de respuesta para el análisis y posible resolución de incidencias en activos que, por estar total o parcialmente sumergidos, no son accesibles.
  • Reduce costes en las anteriores tareas submarinas, ya que no es necesaria la subcontratación de equipos de submarinistas compuestos por varias personas.
  • ROV + Dron Thermal

Un robot submarino (ROV) y un dron, permiten hacer grabaciones de vídeo digital de alta resolución tanto submarinas y como aéreas. Con dichas herramientas, a parte de la comprobación visual “in situ” es posible la monitorización simultánea de diferentes parámetros ambientales, como la temperatura y el nivel del oxígeno del agua a diferentes profundidades, ver las corrientes, con el objetivo de optimizar el proceso de alimentación, detectar posibles patologías, situaciones anómalas en la instalación y así aplicar una respuesta temprana.